Recetas de cocina Chefuri.com





Fibra y Cáncer de mama (parte II)





BIBLIOTECA DIGITAL DE HOSTELERIA Y NUTRICION

Papel de la dieta en el Cáncer de Mama
Desde hace muchos años se viene insistiendo en que los cánceres en el ser humano podrían ser producidos en gran parte debido a factores ambientales, es decir, dieta y aspectos de conducta o estilos de vida, entre los que destacan los tóxicos como el consumo excesivo de alcohol y tabaco.
Existe un cierto consenso en que la aparición de dicha patología podría ser reducida en un 60-80% de los casos si se corrigiesen ciertos aspectos de la dieta y modos de vida, a pesar de ser muchos los posibles factores de riesgo de esta enfermedad.

De todas formas, podríamos decir, de una manera global, que el papel de la dieta es seguramente pequeño en países cuya dieta es variada y equilibrada, y probablemente grande en aquellos países que tienen una alimentación incompleta y menos equilibrada.
En relación con el cáncer de mama, ¿qué es lo conocemos respecto a causas o factores alimentarios? Sabemos que las dietas ricas en grasas y carne están estrechamente asociadas con el aumento de su incidencia.

Beneficios de la Fibra Dietética en la protección frente al Cáncer de Mama.
Se ha propuesto que la fibra dietética contenida en cereales integrales y en algunas plantas podría proteger contra los cánceres hormono-dependientes (matriz y mama), es decir los cánceres que se producen por una alteración del nivel hormonal, a través de tres mecanismos:
· La dieta rica en fibra aumenta la cantidad de bacterias en el intestino. Este aumento de bacterias intestinales produce una mayor desintegración de los estrógenos, haciendo disminuir su reabsorción y por tanto reduciendo los niveles de estas hormonas en sangre.

· Ciertas plantas contienen fitoestrógenos, que son sustancias naturales con efecto antihormonal, que inhiben el crecimiento descontrolado de células hormonodependientes con potencial maligno.

· Varios constituyentes abundantes en los cereales integrales, como vitaminas B1, B2 y B6 y fitatos, son capaces de reducir la absorción o combatir algunos de los agentes potencialmente cancerígenos que consumimos con la alimentación (derivados del nitrógeno procedentes de los abonos, derivados de salazones o ahumados, grasas saturadas, pesticidas, etc.).

Uno de los más recientes trabajos (Freudenheim y Cols, 1996), demuestra que el aumento en la ingesta de vegetales protege contra el cáncer de mama que aparece en mujeres premenopáusicas. En cambio, Potischman y Cols (1998) sólo encuentran una reducción ligera, no significativa, de padecer cáncer de mama en mujeres jóvenes, asociado a un elevado consumo de frutas y vegetales durante la adolescencia, y al mismo tiempo, un ligero aumento del riesgo en las que consumieron una dieta rica en carnes al alto contenido graso.
Los estudios parecen indicar que el beneficio de la dieta rica en fibra (en ambos casos vegetales, y en uno además fruta), se presenta cuando esta conducta saludable se dan en épocas tempranas de la vida, parece proteger frente al cáncer de mama en las mujeres jóvenes, premenopáusicas. No hay datos igual de concluyentes acerca de la protección frente al cáncer de mama en la mujer mayor.

Bibliografía
· Cortina P. "Factores Alimentarios en el Cáncer", en Nutrición y Cáncer. X Ciclo de Estudios de Alimentación y Nutrición de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid 1996, 25-39.
· Farré R. " Componentes de la Dieta y el Cáncer", en Nutrición y Cáncer. X Ciclo de Estudios de Alimentación y Nutrición de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid 1996, 61-70.
· Hunter Dj, Colditz G y Cols. "A prospective study of the intake of vitamins C, E and A, and the risk of breast cancer". N. Engl. Jmed, 1993, 329: 234-240.
Enlaces de Interés: Primera parte del Reportaje




¿Algo que comentar? Tu opinión nos interesa



Nombre:


Comentario:




Por favor introduce el siguiente código:




Aún no hay comentarios sobre este programa