Recetas de cocina Chefuri.com


Crema de Guisantes



Ingredientes

    -320 g. de guisantes
    -480 g. de patatas
    -1.92 espárragos verdes
    -4.8 gr. de sal
    -1.6 gr. de pimienta blanca molida

Preparación

Esta crema de guisantes y patata es una crema ligera que se suele utilizar mucho en verano como primer plato. Es sabrosa, y tiene un atractivo visual muy interesante.

Es de muy bajo coste económico y el resultado es muy satisfactorio.

Empezaremos la elaboración de esta crema, poniendo dos ollas y un sauté con agua para hervir los dos ingredientes principales: los guisantes las patatas y los espárragos.

Realizaremos una cocción a la inglesa en el caso de las patatas y de los espárragos, puesto que deshecharemos el líquido de cocción y nos quedaremos solamente con la guarnición sólida.

El caso de los guisantes es distinto, puesto que en este caso utilizaremos el contenido sólido (los guisantes) como el líquido (el agua de cocción).

Pondremos primero de todo las patatas a hervir. No es necesario pelarlas aunque si se hace tampoco se altera el resultado final de la crema.

Para hervir las patatas necesitaremos un mínimo de 15 minutos, pudiendo alargarse este tiempo dependiendo de las dimensiones o por el tipo que utilicemos.

Los espárragos los herviremos a la inglesa, es decir con 20 gr. de sal por cada litro de agua. Hirviendo mantendremos e incluso realzaremos el color verde del espárrago, que es un punto muy importante para el resultado final de la crema. Seran necesarios unos 5 minutos de cocción para dejar el espárrago en su punto justo.

Mientras tanto los guisantes los herviremos (no más de 6 minutos), puesto que una vez estén al dente, estos irán perdiendo color de forma progresivo, cosa que no nos interesa lo más mínimo.

Por lo tanto a los 5 minutos, detendremos la cocción, colando el contenido de la olla, y reservando tanto los guisantes como el agua de la cocción.

Una vez tengamos las patatas hervidas, las pelaremos con la ayuda de una puntilla, y las reservaremos.

Los espárragos verdes los refrescaremos en un baño de agua fría y hielo con el fin de cortarles la cocción de golpe y evitar alargar innecesariamente la cocción.

Llegado a este punto, con los tres ingredientes básicos debidamente hervidos pasaremos a realizar un buen turbinado de los ingredientes para obtener una crema con una textura perfecta.

Trituraremos todos los ingredientes con la ayuda imprescindible del agua de cocción de los guisantes.

Este agua, nos aportará las sustancias que había perdido el guisante durante su cocción, así como un medio necesario para poder triturar los sólidos, en especial las patatas con facilidad.

A mayor cantidad de agua que añadamos, más facil será triturar los ingredientes y lograr la crema, pero lo que debemos hacer es lograr un equilibrio.

Por lo tanto trituraremos los ingredientes y obtendremos una mezcla uniforme.

Para lograr una crema bien fina, sin grumos, ni tropezones, ni impurezas deberemos pasar esta por una serie de filtros, que serán basicamente dos: el colador chino, con el que podemos seguir triturando los guisantes, y el colador de rejilla.

El colador de rejilla al ser muy fino evitará que las particulas que no ha filtrado el chino se cuelen en la crema.

Si apreciamos que la textura de la crema no es lo suficientemente líquida debemos añadirle más jugo de la cocción de los guisantes y batir constantemente con un batidor de mano la crema, para lograr uniformar la mezcla.

Por último rectificaremos la crema de sal y pimienta, siendo las cantidades determinadas en los ingredientes una cantidad bastante adecuada.

Esta crema se sirve bien caliente y normalmente en tacitas de porcelana.