Recetas de cocina Chefuri.com


Bizcochitos de zanahoria



Ingredientes

    200 gr. huevo líquido
    90 gr. azúcar
    100 gr. de zanahoria
    160 gr. de polvo de almendra
    150 gr. de clara de huevo

Preparación

Empezaremos juntando el huevo líquido junto con el azúcar. Debemos tener en cuenta que cada huevo entero pesa de media 55 gramos.

Con la ayuda de una montadora o en su defecto con mucha paciencia y un batidor, deberemos montar la mezcla de yemas y azúcar. Debemos blanquear el conjunto, por lo que necesitaremos aproximadamente 10 minutos de montado en máquina eléctrica. Es muy importante no juntar el azúcar con la yema si no se va a montar el conjunto de inmediato, ya que el azúcar cuece la yema y destría la mezcla si se deja pasar el tiempo.

Por otro lado pesaremos el resto de secos. La zanahoria se debe rallar y cortar en brunoise. No es necesario que sea perfecto el corte, ya que exteriormente no se ve en exceso. Es importante que al zanahoria esté rallada, si no al momento, pocas horas antes de elaborar la masa. Al evaporarse parte del agua pierde mucho aroma la zanahoria.

Cuando la mezcla anterior esté montada. Bajaremos la intensidad de la máquina e incorporaremos lentamente los secos. Amalgamaremos bien el conjunto, sin abusar de la velocidad de la montadora. Retiramos el conjunto y lo reservamos en un bol de pastelería.

En la propia montadora o bien a mano, montaremos las claras a punto de nieve. Incorporaremos estas a la mezcla citada anteriormente. Se debe incorporar la clara de forma suave y con movimiento de arriba a abajo.

Rellenar una manga pastelera con boquilla lisa o bien sin boquilla en caso de usar mangas deshechables. Rellenamos moldes del flexipan al gusto de cada uno, hasta siempre 2 /3 de su volumen máximo.

Realizar la cocción de los bizcochitos a 180ºC en horno sin ventilación. Para desmoldearlos es imprescindible dejar enfriar primero los pasteles, y posteriormente congelarlos. Este proceso nos evita usar mantequilla en la masa. Tras congelar los bizcochos, los desmoldearemos con facilidad.

Se puede emplear tanto como pastas para acompañar cafes, para té, e incluso para realizar postres de restaurante. Además se pueden stockar de forma fácil y se conservan bien si se tapan completamente.