Recetas de cocina Chefuri.com


Salsa especial para calçots



Ingredientes

    Para 1 litro de salsa

    600 gr. de cebolla
    50 gr. de ajo
    200 aceite de girasol
    300 gr. de tomate maduro
    150 gr. de aceite de oliva
    20 gr. de pimentón dulce
    50 gr. de almendra tostada
    50 gr. de avellanas tostadas
    50 gr. de piñones tostados
    50 gr. de recortes de bizcocho
    20 gr. de sal
    1 gr. pimienta blanca
    1 dl. de vinagre blanco
    150 gr. de aceite de girasol
    1 ñora
    1 pimiento choricero
    5 dl. de agua mineral

Preparación

La salsa salvitxada es una salsa especial para acompañar calçots, un ingrediente en imparable auge y que mueve a las masas en Catalunya entre los meses de Enero y Marzo. Cada vez se consume más en el resto de España. La calçotada está cada vez más instalada como una reunión familiar o de amigos, de ahí que que muchos restaurantes se hayan especializado en su elaboración. Unos buenos calçots no son nada sin una buena salsa, incluso hay quien dice que está más buena la salsa que el propio calçot, de aquí la importancia de esta receta.

Empezaremos poniendo a escalibar la cebolla y el tomate por un lado, con sus respectivas cantidades de aceite de oliva. El horno debe estar fuerte pero hay que vigilar que se cocine, que no llegue a quemar. Justo cuando la cebolla este cocida añadiremos el ajo, que se escalibará conjuntamente. Ahora si que hay que mirarlo muy a menudo ya que el ajo pelado si que se pasa rápidamente.

Cuando retiremos tanto cebolla como tomate los pondremos en una olla de pared alta para poder triturarlos con comodidad. Añadiremos al conjunto el pimentón dulce, las avellanas, los piñones, los recortes de bizcocho y las ñoras y pimientos choriceros previamente remojados con la cantidad de agua que se indica en el escandallo. Triturar el conjunto hasta lograr una salsa uniforme.

Colamos la salsa por un colador chino, en el que quedarán las pieles de tomate, ñora, cebolla y sus respectivas pepitas.

Nos faltará darle todavía a la salsa el punto de sal y vinagre, imprescindible para que esté buena y sea casi adictiva. Por lo tanto será al final cuando incorporemos la almendra y el punto del sal, aceite y vinagre.

La almendra se añade al final ya que a nivel de textura es inigualable el crujientito de los pedacitos pequeños de almendra, es un elemento que marca la diferencia entre una buena salsa para calçots y una gran salsa para calçots.

Bien guardada en nevera la salsa puede durar fácilmente una semana. Servir en un mortero pequeñito… ¡Cómo manda la tradición! ¡Buen provecho!