Recetas de cocina Chefuri.com




Membrillo (thermomix TH-21)



Ingredientes

    1 limón muy bien pelado y sin pepitas
    800 de membrillos ya limpios
    800 g de azúcar

Preparación

La carne de membrillo es facilísima de hacer en la Thermomix . Si la guardáis en un recipiente hermético de plástico en la nevera os durará de una temporada para otra. Pelar el limón quitándole toda la parte blanca que es la que amarga y las pepitas y echarlo en el vaso del Thermomix.











A continuación lavar muy bien los membrillos debajo del grifo frotándolos con un cepillo para quitarles todo la "pelusa" que llevan.



Secarlos con un paño, y encima de la tabla de cocina y con el cuchillo bien afilado cortarlos en trozos y quitar las pepitas y el corazón que es durísimo, como pedregoso: tener cuidado para no cortaros.



Ahora vamos pesando los trozos de membrillo hasta tener 400 g.



A continuación añadimos también 400 g de azúcar.



Luego otros 400 g de membrillo limpio. En este caso fueron 390 g.



Y por último, al tener 390 g de membrillo pesamos la misma cantidad de azúcar.



Damos unos cuantas pulsaciones al turbo para que baje un poco el volumen y programamos 30 minutos, a 100 grados de temperatura y de momento velocidad máxima introduciendo además la espátula para ayudar a triturar.



Podemos retirar la espátula y bajar la velocidad hasta donde nos pida la máquina, la 4 o la 5. En el momento que empieza a espesar y ya no salpica, retirar el cubilete y colocar el cestillo encima de la tapa para que haya una mayor evaporación.



Si vemos que con la velocidad 5 por ejemplo la preparación no se mueve en su superficie, porque está demasiado espesa, tendremos que subir la velocidad hasta donde nos haga falta. A medida que el membrillo se va cociendo, va espesando y habrá que ir subiendo la velocidad hasta llegar a la máxima. Cuando veamos que en esta velocidad la preparación ya no se mueve, ni siquiera metiendo la espátula y removiendo con ella, el membrillo se habrá hecho. En ese momento volcarlo en el recipiente donde lo vayáis a guardar. Alisar la superficie con una espátula.







El tiempo que habíamos puesto al principio es sólo orientativo, pues dependerá del grado de madurez de los membrillos y de la cantidad de pectina que lleven. A veces será suficiente con los 30 minutos que pusimos al principio o habrá que añadir más, yo tuve que añadir esta vez 15 minutos más. Él mismo nos lo irá indicando puesto que vamos viendo cómo va espesando. Aquí tenéis el membrillo y el corte, para que veáis como ha quedado.









290 votos