Recetas de cocina Chefuri.com




Salmón marinado



Ingredientes

    1 kg de salmón (aproximadamente)
    1 kg de sal gruesa, especial para hacer cosas a la sal o para hornear
    ¾ kg de azúcar
    Pimienta negra
    Eneldo (se puede usar fresco o seco)

Preparación

El salmón ha de ser grande para que salga mucho mejor y más rico, además de ser más jugoso por la grasa que tiene. La parte que a mi más me gusta es la zona central, ya que todas sus partes son igual de gruesas. En la pescadería le pediremos al pescadero que nos lo limpie de espinas, y deje los lomos bien limpios pero con su piel. Lavamos el salmón y lo secamos bien. Reservamos.



En un bol ponemos la sal, el azúcar, la pimienta negra recién molida y el eneldo, estas dos últimas al gusto de cada uno. Mezclamos bien todos los ingredientes.



En un recipiente que sea un poco más grande que la pieza, cubrimos el fondo, colocamos el salmón encima con la piel hacia abajo, y volvemos a echar la mezcla de sal y azúcar hasta cubrirlo por completo.



Tapamos y dejamos en la nevera durante 3 días, si la pieza es fina hay que mirar al segundo día por si ya está. Ya dependerá de como le guste el salmón a cada persona, más o menos tierno, pero se sabe porque al presionar con el dedo hay que notar una cierta dureza o resistencia.



Sacamos del recipiente, le quitamos toda la sal y lo lavamos bajo el chorro de agua fría muy bien.



Lo secamos con papel absorbente muy, muy bien.



Lo colocamos sobre una tabla de cocina y nos disponemos a quitarle la piel. Para ello situamos el cuchillo como se ve en la foto y realizando un movimiento en zig-zag y hacia delante, sin dejar que el cuchillo se separe de la piel.







Se comprueba si hay espinas, para que quede totalmente limpio a la hora de cortar y sobre todo a la de comer.



Lo taparemos con su propia piel, que lo mantendrá hidratado y así no se seca. Lo colocaremos con la parte donde estaba la piel abajo, y sobre la que no la piel que hemos quitado. Guardamos en un recipiente con tapa y en la nevera un día completo.



Cortaremos el salmón en lonchas finas, gruesas, en taquitos, como más nos guste o como queramos presentarlo en el plato, se puede poner solo o acompañado, siempre estará delicioso.







276 votos