Recetas de cocina Chefuri.com




Fresas

 Sinónimos 
    Castellano : Frutillas
    Català : Maduixa
    Francés : Fraise
    Gallego : Amorodo





La fresa es una planta que aparece silvestre en todas las regiones templadas de Europa, Asia y América. El conocimiento de sus características organolépticas es muy antiguo y ya es mencionado por algunos autores romanos como Ovidio, Virgilio y Plinio. En el siglo XIV se empieza a cultivar en la corte francesa, extendiéndose posteriormente a toda Europa. En Aranjuez es traída desde los jardines de Versalles adquiriendo pronto una reconocida fama. También se cultiva en Huelva, que la convierten en la zona más productiva de fresas y fresones de España. Las fresas que más se comercializan en nuestro país son las de la variedad "reina de los valles".Casi la mitad del fresón producido en Huelva se dirige a la exportación, Francia, que absorbe un 33% del volumen exportado por España, y Alemania, con un 32%, son los mejores clientes, al tiempo que otros países como Reino Unido, Bélgica, Holanda, Suiza, Austria e Italia demandan también fresón onubense temprano y de alta calidad.

La fresa que conocemos actualmente fue introducida en Europa por los primeros colonos de Virginia. Con la llegada de la fresa de Virginia en el siglo XIX, se obtuvieron nuevas variedades que ganaron en tamaño pero que perdieron en sabor. Más tarde se realizaron cruces entre ésta y una variedad chilena lo cual compensó la balanza, consiguiendo una fresa grande y sabrosa. Este híbrido es el antepasado de todas las variedades que se consumen actualmente.

La planta de la fresa es de tipo herbáceo y perenne. El tallo de las fresas es rastrero, corto, y de él brotan hojas pecioladas, blancas por el envés. Las flores son pequeñas, pedunculadas, blancas o amarillentas, con el cáliz en forma de estrella de cinco puntas. Su fruto es complejo, formado por numerosos aquenios dispuestos sobre el receptáculo floral, que se hace convexo y se desarrolla formando una masa carnosa de color rojizo.

La fresa es un cultivo que se adapta muy bien a muchos tipos de climas. Su parte vegetativa es altamente resistente a heladas, llegando a soportar temperaturas de hasta –20 ºC, aunque los órganos florales quedan destruidos con valores algo inferiores a 0 ºC. Al mismo tiempo son capaces de sobrevivir a temperaturas estivales de 55 ºC. Los valores óptimos para una fructificación adecuada se sitúan en torno a los 15-20 ºC de media anual. Su mejor época es desde marzo hasta julio, en función de la variedad.

Temperaturas por debajo de 12 ºC durante el cuajado dan lugar a frutos deformados por frío, en tanto que un tiempo muy caluroso puede originar una maduración y coloración del fruto muy rápida, lo cual le impide adquirir un tamaño adecuado para su comercialización.


Las especies más comunes son la F. vesca, F. alpin y F. elatior. Se conocen en el mundo más de 1.000 variedades de fresón, fruto de la gran capacidad de hibridación que presenta la especie. Entre ellas están: Camarosa, Tudla, Oso Grande, Cartuno y Carisma


Camarosa: variedad californiana que ha desplazado totalmente a las europeas. En la provincia de Huelva esta variedad ocupa un 98 % de la superficie dedicada a la fresa, y todo ello gracias a su mayor productividad, precocidad, calidad y adaptación a las condiciones agroclimáticas onubenses. Ésta es una variedad que requiere de licencia para su multiplicación y los productores tienen que pagar un Royalty. Presenta un fruto grande, muy precoz, de color rojo brillante externamente , interior muy coloreado y de buen sabor y firmeza.

Tudla: se caracteriza por su buena aptitud para el transporte, así como su resistencia a la clorosis férrica, por lo que resulta muy útil en las pequeñas áreas de la zona oeste en las que se presentan problemas locales de aguas salinas. La planta es vigorosa, de follaje erecto, producción precoz, frutos grandes, aromáticos, alargados, de color rojo intenso, tanto externa como internamente. Su productividad es elevada y se adapta bien tanto a la plantación con planta fresca en zonas cálidas, como a la plantación con planta frigoconservada en zonas de invierno frío.

Oso Grande: variedad californiana, cuyo inconveniente es la tendencia del fruto al rajado. No obstante presenta buena resistencia al transporte y es apto para el mercado en fresco. De color rojo anaranjado, forma de cuña achatada, con tendencia a aparecer bilobulado, calibre grueso y buen sabor. La planta es vigorosa y de follaje oscuro. En zonas cálidas bajo protección de plástico, se recomienda trasplantar con plantas producidas en viveros de altitud durante octubre para la producción a finales de invierno. En zonas de invierno frío, el trasplante se realiza durante el verano para la producción en el año siguiente a principios de primavera.

Cartujo: fruto de forma cónica perfecta, con calibre uniforme, color rojo brillante, sabor azucarado, ligeramente más precoz que Oso Grande, con curva de producción homogénea durante toda la campaña. Bien adaptada a plantaciones de otoño y de verano. Resistente a la clorosis férrica. La planta es vigorosa, de follaje importante, con flores destacadas del mismo.

Carisma: variedad muy vigorosa y rústica, capaz de adaptarse a todo tipo de suelos y climas, precoz y muy productiva. El fruto es de forma cónica, a veces acostillada, de gran tamaño y color rojo suave. Se recomienda para plantación en otoño como planta fresca y en verano como planta frigoconservada.

Las plagas y enfermedades más habituales son el Thrips, Araña roja, Podredumbre gris, Oidio, Mancha púrpura, Hongos del suelo, Bacterias.

Tomar las fresas o fresones al natural es la mejor manera de apreciar su fragancia, aroma y sabor. Podemos encontrar tres variedades de esta fruta, las fresas silvestres, la fresa y el fresón.

Fresas silvestres: se conocen también como fresas del bosque. Son pequeñas, pero muy aromáticas y dulces, aunque no resultan tan jugosas como los fresones.

Fresas: más grande y jugosa que la silvestre, proporciona mucho aroma y sabor. Es un magnifico postre.

Fresón: llamado también “fresa gigante”, resulta muy apetecible por su tamaño. Pero aunque es más dulce que la fresa, tiene un sabor menos intenso.

Es depurativa y rica en minerales, con una gran aportación de agua (89%), hidratos de carbono, fibra y proteínas. Posee, además, un notable aporte de minerales, especialmente hierro, magnesio, potasio, manganeso y, en menor proporción, calcio, fósforo, cinc, cobre y silicio.

Asimismo, constituye una excelente fuente de vitamina C (bastan 100 g par cubrir los requerimientos diarios) y provitamina A, esencial para mantener la piel sana.

El azúcar que proporciona la fresa no es contraproducente para las personas con diabetes, ya que se metaboliza con mucha rapidez.

También es rica en sustancias de acción antioxidante y su alto contenido de ácidos orgánicos, entre ellos, el cítrico (de acción desinfectante), málico, oxálico y salicílico (de acción anticoagulante y antiinflamatoria).
Las hojas de las fresas o fresones en infusión actúan como un poderoso antiinflamatorio.

Las fresas, su fruto, que es astringente, suavizante y purificante, tomado en zumo activa la circulación.

Composición nutricional (por cada 100 g de fruta).

Agua: 89,6 ml
Proteínas: 0,7 g
Grasa: 0,5 g
Energía: 35 kcal
Hidratos de carbono: 7 g
Fibra: 2,2 g
Potasio: 190 mg
Magnesio 12 mg
Provitamina A: 5 mcg
Vitamina C: 60 mg
Folato: 20 mcg
Vitamina E: 0,23 mg


Fresitas de bosque: Son altamente perecederas, se deben consumir a la mayor brevedad posible, no suelen aguantar en perfecto estado mas de 48 horas.

Usos de la fresa:

Mousse, parfait, gelatina,gelatina caliente, espuma, esfera, interior de bombon, interior de bomba, glasaje, polvo, confitura, coulis, puré, falso bizcocho, sorbete, helado, granizado

En crudo se puede utilizar para macerar( con vinagre balsámico, vino tinto, zumos), para ser bañadas ( chocolate, pralinés, pastas de frutos secos)

CONSEJOS:

Las fresas o fresones deben de ser de un rojo vivo, firmes y brillantes.

Si están blandas y aplastadas o de color rojo oscuro o con manchas, no sirven para crudos, pero sí para hacer, coulis, confitura, mermelada o compota.

Hay que limpiarlas después de lavarlas, es decir, no quitar el tallo hasta después de lavarlas, porque pierden aroma y sabor. Y esto se hace justo antes de consumirlas.

Para conservarlas basta con colocarlas separadas en un recipiente hermético dentro de la nevera, hasta tres días.


TRUCOS DE BELLEZA:

Senos firmes y suaves: mezclar cuatro cucharadas de leche o yogur, con dos de miel y cuatro o cinco fresas. Triturar hasta conseguir una pasta homogénea. Aplicar la crema con un ligero masaje. Al cabo de media hora, retirarla con agua de rosas o agua tibia. Esta receta puede usarse también en cuello y cara, sobre todo si hay problemas de sequedad y flaccidez.

Mascarilla de fresas: esta mascarilla es para devolver la frescura y el esplendor al rostro. Las fresas son astringentes, hidratantes y depuradoras. Aplastar seis fresas con el tenedor o un pasapurés. En otro recipiente batir una clara de huevo a punto de nieve. Mezclar ambas hasta obtener una masa homogénea. Aplicar esta mascarilla sobre la cara y dejar actuar durantes unos veinte minutos. Retirarla con agua tibia. Si le añadimos una cucharada de agua de rosas su textura será aún más agradable.

Acné juvenil: una tisana hecha con las hojas de las fresas y utilizada topicamente como tónico, sirve para combatir el acné juvenil.

Exceso de grasa: una fresa abierta a la mitad y restregada con delicadeza por el rostro , cuello y escote, combate el exceso de grasa y suaviza la piel.

Antiinflamatorio: hacer una tisana o infusión con las hojas de las fresas o fresones, aplicar sobre la zona con un paño empapado en esta infusión.

Recetas con Fresas


Novedad
¿Quieres colaborar en la elaboración de esta u otra ficha? Solo tienes que entrar en nuestro foro y dejar tu aportación.