Recetas de cocina Chefuri.com


Avellana

 Sinónimos 
    Català : Avellana
    Nombre Científico : Corylus avellana
    Inglés : Hazelnut
    Gallego : Avelá
    Alemán : Haselnuß



La avellana es el fruto del avellano. Es seco, monospermo e indehiscente, con el pericarpo o cubierta leñosa, casi esférica o ligeramente oblonga, según la variedad. La dimensión máxima alcanza unos 2 cm. La corteza, delgada y dura, de color castaño, encierra una semilla aceitosa, de color blanco y sabor agradable. Entre los frutos secos, ocupa el segundo lugar en orden a su importancia económica. De gran poder alimenticio, sus aplicaciones son numerosas en la industria de la alimentación (chocolates, turrones, obtención de aceite, etc.).

El avellano es un arbusto caducifolio y monoico de la familia de las betuláceas (Corylus avellana), el origen de la avellana se sitúa en Asia, desde donde su cultivo se extendió a Europa. Representa uno de los más antiguos cultivos alimentarios y sus variedades más importantes son la europea o Corylus Avellana. Forma bosquecillos y su altura oscila desde los 4 hasta los 8 metros, de hojas acorazonadas, flores pequeñas: las masculinas agrupadas en amentos colgantes; las femeninas, semejantes a yemas vegetativas.


El avellano se cultiva principalmente en Cataluña y en Italia, que son los primeros productores mundiales. Alcanza el máximo de producción a los 15 años y va decreciendo hasta los treinta.

En la Prehistoria se le atribuían propiedades nutritivas, curativas e incluso adivinatorias, y los zahoríes utilizaban las ramas de avellanos para buscar tesoros escondidos y agua en el subsuelo.

Las avellanas contienen mucha fibra vegetal, mayoritariamente insoluble, que beneficia el tránsito intestinal y evita el estreñimiento.

Los ácidos grasos de las avellanas son mayoritariamente insaturados de tipo monoinsaturado y son tan ricas en ácido oleico que se convierten en "auténticas cápsulas naturales de aceite de oliva", por lo que aportan grandes beneficios para el corazón y la salud en general, puesto que reducen los niveles de colesterol.

Las avellanas son una buena fuente natural de vitamina E, que actúa como antioxidante de los tejidos del cuerpo humano; también aportan cantidades apreciables de vitaminas del grupo B, como la B6 y el ácido fólico. Una ración de 30 g de avellanas aportan un 9% de la cantidad diaria recomendada de ácido fólico, importante para un embarazo sano y para la salud del recién nacido.

Numerosos estudios concluyen que el consumo habitual de avellanas es recomendable para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, como la arteriosclerosis, dolencias cardíacas e hipercolesterolemia, y contribuye a incrementar la esperanza de vida. También es importante para todas aquellas personas que requieren un gran esfuerzo físico.

Recientemente, estudios epidemiológicos han demostrado que la ingesta de frutos secos substituyendo a otras fuentes de aporte de grasa, no hace aumentar el peso corporal, desmintiendo el tópico que los frutos secos engordan.

La cantidad recomendada es de unos 25 g al día, cinco veces a la semana, consumo óptimo para potenciar los beneficios que proporcionan las avellanas que se pueden tomar en aperitivos, con helados, en pasteles, en salsas, ensaladas y platos, y en desayunos, acompañando a cereales, yogures o fruta.


COMPOSICIÓN NUTRICIONAL: Valores expresados en % en peso (g/100 g de alimento).

Contenido calórico: 646 kcal
Proteínas: 13 g
Carbohidratos: 9’6 g
Fibra: 7’5 g
Contenido graso toral: 62 g
Ácidos grasos:
-saturados: 4’6 g
-insaturados: monoinsaturados 48’7 g y poliinsaturados 5’8 g
Colesterol: 0
Vitamina E: 15’19 mg
Fitoesteroles: 96 mg
Minerales: cobre, manganeso, calcio, potasio y fósforo
Vitaminas: E, B6 y ácido fólico

Recetas con Avellana


Novedad
¿Quieres colaborar en la elaboración de esta u otra ficha? Solo tienes que entrar en nuestro foro y dejar tu aportación.